Preguntas frecuentes

Se trata de un procedimiento ambulatorio mínimamente invasivo, que básicamente consiste en la extracción y redistribución de las unidades foliculares desde la zona donante (nuca y laterales de la cabeza) hacia las zonas donde hay poca densidad y/o alopecia.

El procedimiento dura aproximadamente entre 4 y 8 horas dependiendo de las unidades foliculares a colocar y el trabajo a realizar.

Normalmente el tiempo de recuperación suele ser de unas 72 horas para poder reincorporarse a la vida laboral dependiendo de la actividad laboral a la que se dedique cada paciente.

Se espera que más del 90% del trasplante, duré toda la vida. Si bien el pelo injertado tiene una predisposición genética que le permite tener una sobrevida prolongada, es posible que con el paso de las décadas se deterioren algunas de las unidades foliculares.

La alopecia androgenética es una condición que acompaña al paciente toda la vida, es común que los pacientes realicen tratamientos prolongados, hay alternativas terapéuticas como puede ser medicación tópica, subdérmica y vía oral.

Antiguamente las técnicas capilares que existían dejaban mucho que desear. Afortunadamente en el día de hoy contamos con nuevas técnicas y micro instrumental que permiten lograr un resultado muy satisfactorio evitando la imagen de pelo de muñeca.

 Si, pero son imperceptibles a simple vista aún con el pelo muy corto.

Cada paciente debe de ser individualizado, no todos són candidatos a cirugías capilares. Tu médico realizará las extracciones necesarias en la zona donante para poder realizar el trasplante sin que se note.

Las complicaciones són poco frecuentes y si las hubiera entre ellas se encuentra el dolor o la molestia en la zona donante, sangrado escaso, foliculitis y la dermatitis seborreica.

Es importante tomar medidas para disminuir el sangrado y la tensión arterial, entre ellas mencionamos suspender la aspirina y el minoxidil una semana antes, disminuir la actividad física intensa, el consumo de café, chocolate y bebidas energizantes.

La zona donante debe de ser directamente proporcional al área a implantar. 

No, el injerto sólo puede realizarse de manera autóloga, es decir, de la misma persona. En caso que se injertara pelo de otra persona, el cuerpo lo reconocería como un cuerpo extraño y lo rechazaría. 

Se puede tomar pelo de otras partes del cuerpo, sin embargo estos no tienen las mismas características y tienden a ser más cortos, delgados y tortuosos.

Si las unidades foliculares de la zona donante són de pelo cano, al trasplantarse estos crecerán de nuevo como canas. También es posible que con el paso del tiempo el pelo pigmentado se vuelva una cana.

Se selecciona y se distribuye con el fin de lograr la mayor naturalidad posible.

Todos los meses del año son buenos para realizar una cirugía capilar. Particularmente en verano se recomienda evitar exposiciones prolongadas al sol.

En medicina capilar Graft y Unidad Folicular aluden a lo mismo, se trata de un conjunto de estructuras (la raíz o bulbo, el pelo, el músculo erector del pelo y la glándula sebácea)  que se encuentran agrupadas. Una unidad folicular puede estar compuesta de 1, 2, 3, 4 o 5 cabellos. El número exacto de cabellos en cada persona puede variar considerablemente. 

Durante el primer mes posterior al injerto, se caen la mayoría de los pelos implantados, debajo quedan los bulbos o raices y estas darán un pelo nuevo alrededor del cuarto mes.

El crecimiento del cabello injertado se produce a partir del cuarto mes y, aunque a los seis meses el cambio estético es evidente, el resultado armónico y natural del injerto capilar no se alcanza hasta después del año.

  • Descanso relativo de al menos 48 horas.
  • Dormir durante las primeras 72 horas con un cojín de viaje para no apoyar directamente la cabeza con la cama.
  • Protegerse del Sol.
  • Lavar la zona del injerto capilar con solución salina.
  • Uso de champú neutro en la zona donante y receptora de folículos de la técnica FUE.
  • Evite mojar la zona del injerto capilar con agua de mar durante 15 días y 30 días en piscinas.
  • Al recibir un injerto capilar, espere dos semanas para hacer deporte intenso.
  • Pomada calmante en la zona receptora de folículos capilares.
  • Y evitar el rasurado con máquina los primeros 30 días.

No, el trasplante capilar no duele. Este procedimiento se lleva a cabo bajo anestesia local en el cuero cabelludo, por lo que no sentirás nada durante el procedimiento ni durante las microincisiones, simplemente unos pequeños pinchazos cuando se realice la anestesia.

Es posible que experimente sensibilidad, picor, enrojecimiento, entumecimiento y un pequeño dolor en las semanas siguientes al trasplante capilar, pero el paciente sólo informa de síntomas menores después de uno o dos días.

Se emplea anestesia local en todos los trasplantes capilares. Aunque se trata de una intervención ambulatoria poco invasiva, la aplicación de anestesia en la zona donante y en la zona receptora bloquea las terminaciones nerviosas del cuero cabelludo, permitiendo que el procedimiento sea indoloro.

Es posible llevar una gorra tras un injerto capilar a partir de las 48 horas de realizarlo. Al hacerlo, tenemos que tener en cuenta que debe de ser una gorra holgada que nos asegure que los folículos no van a perjudicarse. En caso de querer llevar una gorra habitual tendremos que esperar al mes.